martes, 19 de febrero de 2019

Reseña: Volverás a Alaska, Kristin Hannah

Image result for volveras a alaskaTítulo: Volverás a Alaska
Autora: Kristin Hannah
Editorial: Suma de letras
Número de páginas: 560
ISBN: 9788491292371
Precio: 20 €
Puntuación: 8,5

Alaska, 1974. Indómita. Impredecible.
Y para una familia en crisis, la prueba definitiva.

Ernt Allbright vuelve de la guerra de Vietnam convertido en un hombre distinto. Incapaz de mantener un trabajo, toma una decisión impulsiva: toda su familia comenzará una nueva vida en la salvaje Alaska, la última frontera.
Con apenas 13 años, su hija Leni ansía encontrar su lugar en el mundo, mientras que su mujer, Cora, estaría dispuesta a cualquier cosa por el hombre al que ama, aunque eso signifique seguirle en su aventura hacia lo desconocido.

En una inhóspita y remota esquina del país, los Allbright encontrarán una pequeña comunidad de hombres aguerridos y mujeres aún más fuertes en la que labrarse un nuevo futuro. Allí, Leni tendrá que madurar muy deprisa, enfrentándose al desafío de una naturaleza desmesurada y cruel, a lo que oculta su propia familia y a la tormentosa relación de sus padres. 
No os imagináis las ganas que tenía de volver a leer a esta autora, después de que se colara durante 2 años consecutivos en mi top de mejores lecturas del año. Kristin Hannah siempre me toca la fibra sensible con sus historias, y Volverás a Alaska no ha sido la excepción. 

Como dice la sinopsis, este libro nos presenta a Leni, una chica de 13 años, que forma parte de una familia desestructurada desde que su padre volvió de la guerra de Vietnam. Ya nunca ha vuelto a ser el mismo, tiene pesadillas, bebe y no logra conservar un trabajo. En un último y desesperado intento por encontrar un lugar donde empezar de nuevo, se le ocurre la loca idea de mudarse a la inhóspita Alaska

Este libro está dividido en tres actos. Para mí, el primero funciona un poco a modo de introducción: nos presentan la situación de Leni y de sus padres y nos narra cómo llegan por primera vez a Alaska sin estar en absoluto preparados para la vida que allí les espera. 
Alaska es un lugar maravilloso y hermoso, con un verano en el que los días no terminan nunca, una naturaleza salvaje e impresionante y una comunidad en la que todos se ayudan entre sí. Sin embargo, también es un lugar donde el invierno es terrible, peligroso, y no tiene piedad con nadie. 

Desde el principio está claro que la ambientación va a tener mucho peso en la historia, y es una de las cosas por las que tanto me ha gustado este libro. Los paisajes de Alaska, el modo de vida de allí, el aprender a sobrevivir y a ser autosuficiente, la fauna y la flora... en fin, todo es fascinante, y se nota que la autora conoce bien cómo es la vida allí. 

El segundo acto transcurre unos años después de la llegada de los Allbright a Alaska, cuando Leni ya tiene 18 años y están completamente asentados. Curiosamente, creo que fue por un lado la parte más alegre, y a la vez la parte más dramática

El largo y solitario invierno de Alaska no tarda en sacar a la luz la peor cara de su padre. Creo que no es spoiler decir-se ve bien claro desde el primer capítulo-  que la relación entre los padres de Leni es una relación de maltrato, así que ya os imaginaréis por dónde viene el drama. Creo que esta relación está genialmente llevada, con un gran realismo, y que la autora tiene un don único para hacer que comprendas la mezcla entre odio, amor, arrepentimiento, vergüenza y culpabilidad que sienten los personajes. 

El tercer acto sería el acto de los sentimientos y de atar los cabos sueltos. De nuevo vuelven a pasar unos cuantos años, y la vida de Leni ha dado un cambio radical. Digamos que en esta parte Leni tiene que arreglar todos sus asuntos pendientes, y reconciliarse con su pasado: con su madre, con su padre, con su amor de la adolescencia Matthew, incluso con la propia Alaska. Para mí esta última parte fue la que realmente me llegó a la patata, me tuvo llorando durante todo el rato y me hizo recordar por qué me encanta tanto esta autora. 
Kristin Hannah tal vez no tenga una pluma especialmente poética o con florituras, es más bien sencilla. Sin embargo, es asombroso como con frases directas y simples puede describir sentimientos y relaciones tan complejas como las que se establecen entre madres e hijas, amigos y amantes.

Así que sí, este es un libro que tiene mucho drama, y con el que probablemente vais a sufrir. Pero también es un libro que está lleno de esperanza, de segundas oportunidades, de nuevos comienzos y de encontrarte a ti mismo en las montañas heladas de Alaska. 


Volverás a Alaska  ha sido una lectura de sobresaliente. No sólo por su ambientación en la salvaje Alaska, que aporta muchísima riqueza al libro, sino porque, como siempre, la autora crea relaciones e historias entre los personajes que remueven los sentimientos de cualquiera. 

lunes, 11 de febrero de 2019

Especial San Valentín: Mi top de películas románticas


¡Hola lectores!

La verdad es que normalmente no suelo hacer ninguna entrada temática de San Valentín, es algo que se me pasa todos los años. Esta vez me ha pillado con tiempo y con ganas, y aunque tenía varias cosas de las que quería hablar, al final decidí hacer un top de mis películas románticas favoritas, porque además últimamente he visto unas cuantas que me han encantado y quería compartirlas. 

Voy a intentar no repetirme demasiado porque hace un par de años hice este book-tag hablando de películas románticas, así que voy a intentar no poner los mismos títulos, aunque algunas tendrían que estar en este top sí o sí. 
Así que bueno, sin enrollarme más, ¡allá vamos!


Probablemente esta trilogía sea mi favorita en el género romántico. De hecho, hice reseña de las tres películas hace ya algún tiempo en el blog. Para mí, esta trilogía hace un retrato perfecto, tierno y realista de una relación a lo largo de todas sus etapas: el inicio lleno de ilusiones y de posibilidades, las segundas oportunidades y lo que pudo ser pero no fue, y por último, el amor adulto y maduro, cotidiano. 


One day (Siempre el mismo día) también nos cuenta la historia de amor/amistad entre dos amigos a lo largo de toda la vida. Esta película tiene una forma muy peculiar de narrar la historia, y es que siempre nos cuenta el mismo día: el 15 de julio. A veces coincide que el 15 de julio de ese año es un día importante en la vida de nuestros protagonistas, y otras veces simplemente es un día normal como otro cualquiera. 


Esta película es probablemente la más especial de todo el top. En este caso, tenemos una sociedad del futuro, más avanzada tecnológicamente que la nuestra. El protagonista de la película se compra un Sistema Operativo para que le ayude en todas sus necesidades, una inteligencia artificial. El protagonista terminará enamorándose de esta inteligencia artificial que no tiene cuerpo, con todo lo que ello implica.


Este anime tampoco podía faltar aquí. Incluso si no os llama la atención este tipo de dibujo, os animo a que le deis una oportunidad a esta película porque visualmente es preciosa. La trama va sobre dos adolescentes que, sin conocerse de nada y sin saber por qué, un día se despiertan el uno en el cuerpo del otro. La trama se va complicando bastante a medida que avanza la película y al final se termina tejiendo una historia de amor preciosa. 


¿Cómo no iba a poner yo aquí esta maravillosa adaptación? Simplemente, no me canso de ver esta película. La historia de amor tarda en desarrollarse y digamos que no tiene grandes actos románticos hasta el final, pero es que... ¡cómo olvidar esa declaración! 


Y no quería terminar este top sin poner uno de los grandes clásicos del cine: Casablanca. Tal vez sea mi película menos favorita de las que he puesto aquí y probablemente la relación de amor sea más secundaria que en las otras, pero realmente me apetecía mencionarla porque tiene algunos momentos preciosos y un tono melancólico que me encanta. 

¿Y vosotros? 

¿Cuál es vuestro top de San Valentín?

miércoles, 6 de febrero de 2019

Miércoles musical: Canciones que me ponen de buen rollo


¡Hola lectores!
Hoy quiero traeros una serie de canciones para esos momentos en los que os entran ganas de bailar, de cantar, y en definitiva de estar felices. Os traigo una serie de canciones que a mí me activan, que me ponen de muy "buen rollo". Porque bueno, soy de las que prefieren las canciones deprimentes y tristes, pero de vez en cuando no viene mal un poquito de alegría para el cuerpo.

 

Hold us together, de WILD. Este es un grupo que he descubierto hace poco pero es una auténtica droga, no me canso de escucharlo y no hay una sola canción mala. 


Happy now, de Kygo, que es un DJ que me encanta para escuchar de fondo. Es cierto que sus canciones tienen un rollo más para escuchar en verano, pero a mí me encanta en cualquier época del año. 


Y por último, de mano del maravilloso Queen: Another one bites de dust. Podría poner aquí muchísimas canciones de este grupo, pero he elegido esta precisamente porque tiene un ritmazo impresionante. Es escuchar esta canción y tener que bailarla sí o sí. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...