sábado, 30 de mayo de 2020

TTLG: Cómo empecé con los clásicos griegos


¡Hola lectores!
Se que llevo sin escribir nada unos cuantos días pero es que esta semana ha sido bastante movida y he estado un poco desconectada del blog y de la lectura en general, pero aquí estoy de nuevo para ponerme al día. Hoy os traigo una entrada de esta sección que tanto me gusta en la que quería hablaros un poco de mi experiencia leyendo literatura clásica griega. Como siempre, no soy ninguna experta y esto es sólo mi opinión y mis consejos personales, nada más. 

Tal vez queráis animaros con este tipo de literatura y puede que os intimide un poco de primeras. No os voy a mentir: a mí al principio se me hizo un poco costoso el vocabulario y el estilo arcaico, pero aún así, las obras son accesibles. De hecho, sobre todo las obras de teatro suelen ser muy cortitas, están cargadas de drama y de salseo, así que al final se hacen bastante entretenidas. Así que bueno, en esta entrada quiero dejaros algunas recomendaciones y orientaros un poco sobre por dónde creo que es mejor empezar con este tipo de obras. 

Sin duda las obras de teatro de Sófocles y de Eurípides creo que son las mejores opciones para empezar. Como ya he mencionado, son bastante cortas, sólo tienen diálogos y aunque a veces el lenguaje es un poco complejo, realmente creo que se leen bastante bien y que uno se entera fácilmente de la historia. 
Mis favoritas y las que más recomiendo son sin duda Medea y Edipo rey. Estas obras son tragedias, están llenas de drama y de dolor y son auténticos culebrones. Vamos, yo me lo pasé de maravilla leyéndolas y me llevé alguna que otra sorpresa. Antígona e Hipólito no se me hicieron tan entretenidas y chocantes como las dos anteriores, pero igualmente me gustaron bastante y creo que también son buenas opciones para empezar con los clásicos griegos. 

Por otro lado, metiéndonos ya en materia, no podían faltar en esta lista La Ilíada y La Odisea, de Homero. Para mí, estas obras son mucho más complicadas: son más largas y encima están escritas en forma de poema épico, lo que se puede hacer bastante cuesta arriba al principio. De todas formas, recomiendo en primer lugar La Odisea, ya que está llena de aventuras y es mucho más amena y rápida de leer. La Ilíada para mí se hace algo más complicada. Hay muchísimos personajes y, si no recuerdo mal, creo que es más larga. Aún así, fue el primer libro de literatura clásica griega que leí y me terminó gustando bastante, aunque me costó entrar en la historia. Lo recomiendo, pero en el último lugar. 

También quiero mencionar La Eneida de Virgilio, aunque realmente sería literatura clásica romana, y no griega, a pesar de estar íntimamente relacionada con la guerra de Troya. La Eneida se me hizo más amena de leer porque es algo más corta que las otras dos y además el lenguaje me pareció más fácil, más sencillo. También hay muchísimas aventuras y viajes, y no te da tiempo a aburrirte. La única complicación sería que cambian los nombres de los dioses, y al principio es confuso. 

Por último, quería incluir en esta serie de recomendaciones dos retellings que me parecen maravillosos: La canción de Aquiles, de Madeline Miller, un retelling de La Ilíada que se toma bastantes licencias, pero que es una preciosidad. Recomiendo muchísimo esta historia y si os gusta, también podéis animaros con Circe, de la misma autora. El otro es Lavinia de Ursula K.LeGuin, que sería un retelling de la última parte de La Eneida, contado desde el punto de vista de la futura mujer de Eneas, lo que lo hace muy interesante. 


jueves, 21 de mayo de 2020

Película: Anna Karenina

Anna Karenina [DVD] [2012] - Best BuyTítulo: Anna Karenina
Director: Joe Wright
Guionistas: Tom Stoppard, Leo Tolstoy
Género: Romance, histórica
Duración: 129 minutos
Puntuación: 7

La historia tiene lugar en el siglo XIX y explora las relaciones entre los miembros de la alta sociedad rusa. Ana Karenina, una mujer de la alta sociedad que se enamora del joven y apuesto oficial Vronski, abandona a su esposo y a su hijo para seguir a su amante. Nueva adaptación de la novela homónima de León Tostói.
Lo primero que quiero decir es que intenté leer el libro de Anna Karenina hace unos años pero terminé abandonándolo: simplemente, hacia la mitad perdí el interés en la historia y no pude continuar. Por eso me animé a ver la película, para conocer el final de la historia. 

Esta adaptación es rara, eso es lo primero que hay que dejar claro. Es un híbrido entre película y teatro: está grabada como si lo viéramos en un escenario de teatro. Esto es bastante confuso durante los primeros minutos, hasta que te acostumbras. Vemos cómo los fondos y los distintos escenarios van cambiando alrededor de los personajes. Básicamente es como ver una obra de teatro, pero en forma de película. 

Además de este recurso tan original de contar la historia, también hay que destacar lo preciosa que es visualmente Anna Karenina. Los planos están hechos con mimo, la fotografía es delicada, muy romántica. Los vestidos y los decorados son muy bellos de ver, es como si la película te hipnotizara con sus imágenes. También la trama de la película es principalmente romántica: esta es una historia de amor entre Anna y el conde Vronski, un amor prohibido ya que Anna está casada. 

Aparte de la historia entre Anna y el conde Vronski, que es lo principal de la película, Anna Karenina también tiene otras tramas secundarias, otros personajes que añaden sus propios líos amorosos. Al principio cuesta identificarlos un poco a todos y las relaciones entre ellos, pero una vez que entras en la historia esta te atrapa. Al final, la película es todo un culebrón de época: con sus idas y venidas, sus enamoramientos, sus cotilleos y sus escándalos de la alta sociedad. Sin embargo, creo que esta historia narra mucho más que un mero enamoramiento, más que un romance prohibido. La obra es, ante todo, una crítica a la alta sociedad rusa de la época: las falsas apariencias, los rumores, la hipocresía. Aunque bonita de ver, no es esta una historia feliz, y en ningún momento vemos a la protagonista feliz y plena, pues nunca termina de conseguir lo que quiere, nunca está completa. 

Por último, decir que se nota que es la adaptación de un libro muy extenso. Aunque creo que está bien hecho, se nota que hay más detrás de esta historia: que hay más detrás de los personajes y que el libro seguro que profundiza mucho más en los detalles. De todas maneras, he quedado satisfecha conociendo de forma general lo que pasa al final con Anna Karenina y el conde Vronski, y con todos los demás. 

En resumen: Anna Karenina es una adaptación muy original y hermosa de ver. Aunque resulta un poco difícil ubicarse durante los primeros momentos, merece la pena, ya que al final engancha y termina generando intriga por ver que pasa con los personajes y con sus líos amorosos. 

sábado, 16 de mayo de 2020

Lo que no tiene nombre, Piedad Bonnett

Amazon.com: Lo que no tiene nombre (Spanish Edition) eBook: Piedad ...Título: Lo que no tiene nombre
Autora: Piedad Bonnett
Editorial: Alfaguara
Número de páginas: 138
ISBN: 9788420414980
Precio: 16 €
Puntuación: 10

¿Hasta dónde puede llegar la literatura? En este libro dedicado a la vida y la muerte de su hijo Daniel, Piedad Bonnett alcanza con las palabras los lugares más extremos de la existencia. La naturalidad y la extrañeza conviven en sus páginas igual que en su mirada conviven la sequedad de la inteligencia y el latido más intenso de la emoción. Buscar respuestas es sólo un modo de hacerse preguntas, de negociar con las preguntas, de saber cuántas preguntas caben en una obsesión. Es también una forma de seguir cuidando al hijo más allá de la muerte, de defenderlo contra el frío, comprarle ropa nueva, preguntarle por los estudios y por su arte.
¿Cómo empezar la reseña de este libro? La verdad es que se hace difícil. Lo que no tiene nombre no es una novela en realidad. La autora nos habla, de una forma íntima y brutal, del suicido de su hijo Daniel. A raíz de su muerte, hace un repaso de todo lo que fue su vida y lo que pasó antes del suicidio, creando un homenaje para él.

Para empezar, este libro es muy cortito, sólo tiene unas 100 páginas, pero a pesar de su corta extensión, tengo claro que es un libro que cala hondo. Un libro que no deja indiferente, que estremece, que llega hasta los huesos. Creo que es admirable el trabajo de esta autora, pues nos mete de lleno en su vida íntima, en sus sentimientos más profundos. Piedad Bonnett no se deja nada en el tintero, no nos priva de nada, nos habla de la pérdida, del dolor y de la muerte tal cual lo sintió ella, tal cual lo vivió. Ya desde las primeras páginas, el tono tan natural, tan intimista y tan cercano de su pluma hace que te sientas parte de la historia, que la vivas en tu propia piel. Desde luego, en mi caso la autora ha sabido cómo hacer que conecte, que empatice de forma total con su sufrimiento y con su dolor.


Este libro es contradictorio, igual que la muerte de un ser querido. Por un lado, es horrible. Desgarrador de leer, o al menos eso me pareció a mí. Las reflexiones y la forma de narrar el duelo de la autora te hacen pensar, te dejan dándole vueltas al asunto. Por otro lado, el libro es a la vez bello, a la vez es un homenaje a su hijo Daniel, y está lleno de amor.

Pero lo que más me impresionó de Lo que no tiene nombre no es el duelo por la muerte, sino el tema de las enfermedades mentales y cómo la autora nos acerca a ellas. Citando a otros autores y contando su propia experiencia, nos da una imagen muy completa y muy exacta de cómo es convivir con una enfermedad mental. De verdad que hubo párrafos y descripciones que me dejaron impresionada, que me encogían el corazón sólo de imaginarme cómo una persona con este tipo de enfermedad debe sentirse todos los días de su vida. De verdad que este libro me caló hondo. Cuando lo terminé, tenía una sensación de angustia en el pecho que tardó en desaparecer. Por eso, aunque se me quedan cortas las palabras para describirlo, no recomiendo leerlo en una época en la que estés triste o de bajón, para nada.

Poco más puedo contaros sobre este libro, porque Lo que no tiene nombre es uno de esos libros que hay que leer, y ya está. Además, por mucho que os hable maravillas de él, esta reseña se va a quedar corta comparada con lo que me ha hecho sentir y lo que ha significado. Así que no puedo deciros más que que lo leáis.

En resumen:  Lo que no tiene nombre es un libro que habla sobre la pérdida, el suicidio y las enfermedades mentales. Es duro y triste de leer, pero a la vez es cercano y hermoso. Lo recomiendo totalmente porque, a pesar de lo corto que es, consigue llegar al corazón. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...