miércoles, 28 de septiembre de 2016

TTLG: Literatura juvenil



¡Hola lectores! Os traigo una nueva entrada de Throught the looking glass (¿os habéis dado cuenta de que siempre empiezo la entrada así?), esta vez para hablaros de la tan famosa literatura juvenil. 

Primero de todo: ¿es basura la literatura juvenil? Si lees literatura juvenil, ¿eres inferior a los otros lectores? Si me preguntáis a mí, os diré que no. La literatura juvenil no es basura, simplemente es otro género que puede tener auténticas joyas de libros. Pero seamos sinceros: para encontrar una joya dentro de la literatura juvenil, hay que quitar antes mucha paja. 

Y es que la los libros juveniles pecan de caer casi todos en los mismos clichés. En primer lugar, vas a encontrar una historia de amor sí o sí, no importa el libro que sea ni el género que trate, no importa si no pega ni con cola, si no aporta nada o si está metida con calzador. Da igual, porque parece que hay una especie de regla que dice que si no tiene historia de amor, entonces no pertenece a la literatura juvenil.
Para mí este es uno de los grandes problemas de la literatura juvenil. A menudo las historias de amor innecesarias estropean el libro, y ya ni hablemos cuando empiezan a cobrar protagonismo y prácticamente se comen la trama principal. Además, en el 99% de estos libros, el protagonista masculino es un modelo con todas las letras, los chicos normales o feos son casi un mito en esta literatura.

Por otro lado, tenemos a la protagonista femenina entre 17-19 años que la mayoría de las veces tiene la misma personalidadz. Últimamente leo muy pocos libros en los que el protagonista no sea una chica, o tenga una edad fuera de ese rango.  
También se caracterizan por estar escritos (la mayoría de las veces) en primera persona, con una pluma muy sencilla y fácil no vaya a ser que los lectores se dejen los sesos leyendo algo un pelín más complicado. 

En mi opinión, la literatura juvenil podría ser un gran género, pero tiene que renovar muchas cosas. Empiezo a estar cansada de que los libros tengan siempre la misma estructura, de que las historias sean poco o nada originales, de que los personajes sigan los mismos patrones todo el rato y de que caigan siempre en los mismos clichés. 

Pero por supuesto que hay libros juveniles que me han encantado, que se salen del esquema, que sorprenden o que simplemente por haberlos leído antes, no resultan repetitivos. Aquí os dejo algunos de los libros juveniles que más originales me han parecido a mí: 


 Un beso en París, Stephanie Perkins: cuenta una historia de amor entre dos amigos, Anna y St.Clair, que podría parecer totalmente convencional, pero está relatada con tanto realismo y mimo y con personajes tan bien definidos que es imposible no enamorarse con este libro.

Eleanor y Park, Rainbow Rowell: también se aleja de los típicos clichés y cuenta la dulce y triste historia de Eleanor y Park. Refleja de forma magnífica lo que significa el primer amor.

Bajo la misma estrella, John Green: con una historia dura pero llena de humor y unos personajes apasionantes, se lee en un suspiro y toca un tema muy delicado, pero lo lleva maravillosamente bien y está lleno de frases memorables.

La lección de August, R.J Palacio: también toca un tema delicado y original dentro de la literatura juvenil. Es un libro muy emotivo que te enseña un par de cosas acerca de la vida. 




Hija de humo y hueso, Laini Taylor: la trilogía completa es tremendamente original. Está llena de fantasía, de deseos, de quimeras y de ángeles, todo enlazado perfectamente. Y qué decir de Karou, que es una protagonista que no deja nada que desear.

Los juegos del hambre, Suzanne Collins: qué decir de esta trilogía que no sepáis ya. Aunque terminé un poco saturada con tanta película y tanto boom, he de admitir que cuando lo leí por primera vez la historia me pareció muy original.

El castillo ambulante, Diana Wynne Jones: un libro lleno de magia y de humor, con unos personajes que simplemente se te quedan en el corazón y una historia algo alocada, pero que consigue conquistar.

Rubí, Kerstin Gier: también recomiendo la trilogía completa. Merece la pena tanto por los viajes en el tiempo como por la historia de amor, aunque no puedo decir que no caiga en ningún cliché.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Película: Leyendas de pasión

Resultado de imagen de leyendas de pasión Título: Leyendas de pasión
Director: Edward Zwick
Guionistas: Susan Shilliday
Género: Drama
Duración: 133 minutos
Puntuación: 9


William Ludlow es un coronel abandonado por su mujer que ha criado a sus tres hijos en un gran rancho de Montana, en las colinas de las Montañas Rocosas. La Primera Guerra Mundial y una bella mujer cambiarán el destino de cada uno de ellos para siempre. Sus hijos son el indómito Tristan, el sensato Alfred y el menor Samuel, que acaba de traer al rancho a su bella prometida, Susannah.
 
No vamos a engañarnos, empecé a ver esta película porque vi que en ella salía Brad Pitt, y yo simplemente vivo enamorada de este actor. Después vi el tráiler y me pareció que esta iba a ser una película bastante épica, así que, ¿para qué esperar más? 

Creo que ya había visto Leyendas de pasión hace bastantes años porque algunas cosas muy puntuales me sonaban, pero no puedo alegrarme más de haberla visto otra vez, porque es una historia que merece la pena

Antes de nada, esta película no es un drama, es un dramón con las letras en mayúscula y negrita. Lloras al principio, lloras a mitad de película, y lloras al final. Preparad los pañuelos. Y para mí eso es genial, porque me encantan este tipo de historias en las que todo son lágrimas y te emocionan hasta la médula. Eso era todo lo que esperaba del film, que me emocionara, pero ha conseguido eso y más, mucho más. 

Resultado de imagenLeyendas de pasión está protagonizada por tres hermanos: Alfred, Tristan y Samuel, pero en realidad lo que nos cuenta es la vida de Tristan, el mediano, y el favorito de su padre.

Tristan es un personaje con mucha carisma. Es salvaje, unido a la naturaleza de forma irremediable, solitario a menudo pero que defiende como un león a los suyos. Simplemente, Tristan es una persona que atrae como un imán, alguien de quien es imposible no enamorarse.  

La película habla de amores y de desamores, de guerra, de muerte, de viajes, de sueños rotos y sueños cumplidos, de hermandad, de familia, de rencores. Vamos, que no os preocupéis porque temas no le faltan. 

Además, si por algo destaca en especial es por su fotografía, que es toda una maravilla. Esos paisajes, esas montañas, esos prados... el ambiente es mágico y especial, está cargado de leyendas
A estos paisajes que quitan el aliento se les une, por si fuera poco, la banda sonora. Si no te has emocionado antes de escucharla, ahora ya sí que estás perdido. En realidad, la banda sonora es poco más que una canción, pero es que con eso se basta y se sobra para transmitir una cantidad de sentimientos increíble. 

A ver, siendo justos, no todo es bueno en esta película, como es obvio. Tiene sus fallos. En primer lugar, el ritmo es más bien lentillo, y es bien cierto que podrían haber agilizado un poco quitando algunos minutos de película. Porque aunque dura poco más de dos horas, para una historia como esta, eso es bastante tiempo. 
Pero qué queréis que os diga, a mí no me aburrió en ningún momento. 
Y después, he de admitir que a veces es un poco predecible. Tiene giros argumentales, está claro, cosas que no ves venir, pero también hay otras que se advinan con facilidad. 


Leyendas de pasión es todo un drama, un relato épico que habla de amor y de guerra y que probablemente te saque unas cuantas lágrimas y te ponga la piel de gallina. A pesar de no ser perfecta y tener algún que otro inconveniente, es una película que me ha encantado de principio a fin. 
  Resultado de imagen

viernes, 16 de septiembre de 2016

Tokio blues, Haruki Murakami

Resultado de imagen de tokio bluesTítulo: Tokio blues
Autor: Haruki Murakami
Editorial: Tusquets
Número de páginas: 392
ISBN:
9788483103074 
Precio: 19 €
Puntuación: 8
 
Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha casualmente mientras aterriza en un aeropuerto europeo una vieja canción de los Beatles, y la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesenta. Toru recuerda, con una mezcla de melancolía y desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor –y único– amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste les distancia durante un año hasta que se reencuentran en la universidad. Inician allí una relación íntima; sin embargo, la frágil salud mental de Naoko se resiente y la internan en un centro de reposo. Al poco, Toru se enamora de Midori, una joven activa y resuelta. Indeciso, sumido en dudas y temores, experimenta el deslumbramiento y el desengaño allá donde todo parece cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte.

Este es el tercer libro que leo de este autor. Siempre he tenido sentimientos encontrados con Murakami, porque 1Q84 (partes 1 y 2) no me gustó nada, After dark me dejó algo fría y esperaba que Tokio blues terminara de decidir mi relación con este señor, para bien o para mal.

Lo primero que tengo que resaltar de Tokio blues es que es un libro muy melancólico. Sus páginas desprenden una sensación de tristeza y de desamparo, pero gracias a dios tampoco ha sido tan exagerado como para que me dieran ganas de deprimirme mientras lo leía.

El protagonista, Watanabe, parece estar perdido, o eso fue lo que me pareció a mí. Si me pareció triste este libro era porque parecía que Watanabe no tenía un objetivo claro en la vida. Desde que su único amigo, Kizuki, se suicida, va dando tumbos. Va a la Universidad, pero no siente verdadero interés por las clases. No hace amigos íntimos. Intenta superar la muerte de Kizuki bebiendo y acostándose con chicas que no conoce de nada. Me pareció una existencia muy vacía y solitaria.
Sin embargo, al poco aparece Naoko en su vida, con la que había perdido el contacto después del suicido de Kizuki. Naoko se convierte en la única cosa buena que tiene, la única persona que consigue despertar en él auténticos sentimientos de ilusión y de amor.
Pero no sólo Naoko, sino que posteriormente Watanabe conocerá a Reiko y a Midori, los dos personajes que más me han gustado de esta historia porque ambos tienen algo que les falta a los demás: las ganas de vivir, de no rendirse, una vitalidad increíble, una fuerza de voluntad para superar los problemas y seguir adelante.

Tokio blues puede parecer un libro en el que no pasa nada, pero no es así. No tiene acción, pero eso es porque se centra en los sentimientos y en los personajes, que son los que sostienen esta historia. Sobre todo, es una reflexión sobre el paso de la adolescencia al mundo adulto, un cambio que no es nada fácil, que no todos son capaces de aceptar y que en muchos aspectos, es triste.


Tokio blues es, hasta el momento, el libro que más me ha gustado del autor. Es un libro lento y sin apenas acción, en el que predomina el mundo interior de los personajes, sus miedos y su forma de enfrentarse a ellos, y los sentimientos. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...