domingo, 18 de febrero de 2018

Película: Coco

Imagen relacionadaTítulo: Coco
Director: Lee Unkrich
Guionistas: Adrian Molina
Género: Animación
Duración: 109 minutos
Puntuación: 9

La historia sigue a un niño de doce años de edad llamado Miguel, que vive con su familia en una zona rural de México, y cuyo sueño es la música y tocar la guitarra. Miguel desencadenará una serie de acontecimientos extraordinarios relacionados con un misterio centenario. La festividad del Día de los Muertos servirá como telón de fondo para que nuestro protagonista se pregunte de dónde viene, cuál es su lugar dentro de su familia, y cómo se han entretejido las relaciones familiares a través del tiempo.
Coco es la nueva película de Disney Pixar que ha estado hace nada en los cines. He de decir que no fui tan fan de Inside out en su momento debido al hype, aunque probablemente si la viera ahora la disfrutaría bastante más.

Esta vez, se nos presenta una ambientación bástante más exótica: México, concretamente durante la festividad del Día de los Muertos. Realmente no se demasiado sobre esta tradición, excepto las cosas más típicas, pero he visto muchas críticas en internet y todos coinciden en que Coco hace un trabajo espectacular a la hora de representar las tradiciones y los valores mexicanos, poniendo mucha atención a todos los detalles, lejos de los estereotipos en los caen muchas otras películas, y eso sin duda se merece un aplauso.


Imagen relacionadaYendo a la trama, digamos que no tiene mucha complicación. No es nada nuevo dentro de Disney: Miguel, el protagonista, es un chico que sueña con ser músico pero en su familia eso es algo que está prohibido, debido a algo que sucedió en el pasado. Toda la cinta sigue a Miguel mientras él va en busca de su sueño -para lo cuál tendrá que internarse incluso en el mundo de los muertos- al mismo tiempo que se reconcilia con su familia. Sí, es algo que ya nos suena, pero a pesar de ser un argumento ya visto, da gusto repetir cuando es una historia que está tan bien llevada, que entretiene en todo momento y que toca el corazón del espectador, algo que ya es costumbre con Disney Pixar.

Los personajes son maravillosos, no caen en clichés y todos están cuidados y tratados con mimo, como debe ser. La familia de Miguel, en especial sus antepasados, tiene gran importancia y algunos de sus miembros nos regalarán un par de sorpresas y momentos muy emotivos, eso desde luego.

Por último, no puedo dejar de mencionar que visualmente esta película es una preciosidad. Una de las últimas películas de animación que vi fue Vaiana y ya mencioné que visualmente me pareció una maravilla, con ese océano y esos colores. Bueno, pues para mí Coco la supera. Es mucho más impresionante, está llena de luces, los colores y el mundo de los muertos al completo es una auténtica gozada para la vista. No me sorprendió nada enterarme de que había costado hacerla siete años de duro trabajo, y desde luego que todo ese esfuerzo se ve reflejado a cada minuto.

Y, por supuesto, está la música. Es el eje central del argumento, el sueño de nuestro protagonista. Por eso está presente durante todo el film, como no podía ser de otra manera. Acompaña muy bien a los efectos visuales y las canciones son preciosas, desde luego que todos nos acordamos de "Recuérdame" al hablar de esta película.


En resumen:  Coco es otra de las maravillas creadas por Disney Pixar, una película que se centra en la búsqueda de los sueños y los valores de la familia, y que desde luego toca la fibra sensible con una pasmosa facilidad. 
Imagen relacionada

miércoles, 14 de febrero de 2018

Escribiendo: Ser constante



¡Hola lectores!

Desde que empecé a escribir y a seguir algunos blogs que hablaban de escritura (como Cafetera de letras que si no lo conocéis y os interesa el tema tenéis que visitarlo, porque es simplemente genial) todos coincidían en una cosa: si quieres ser escritor, si quieres terminar un libro, tienes que escribir.

Siempre he tenido un problema con la constancia a la hora de escribir. Cuando estaba en el colegio o en los primeros años de instituto tenía más tiempo libre y no necesitaba llevar un horario. Pero, ¡si era capaz de escribir hasta cuando estaba en clase! Cuando estaba inspirada, podía tirarme todo el fin de semana pegada a la pantalla del ordenador y escribir páginas y páginas. +
Pero claro, pasa el tiempo, llega bachillerato y luego la universidad y me falta tiempo para hacer todo lo que quiero hacer...

Y realmente me doy cuenta de que si me organizara, podría sacar tiempo para escribir, mucho más de lo que hago. Lo que pasa es que cuesta ponerse, a no ser que te venga la inspiración divina y sientas que tienes que escribir YA de YA, y a mí eso no es que me pase todos los días.
Es difícil dejar lo que estás haciendo y dedicar un rato al día exclusivamente para escribir, sobre todo si estás atascado o no especialmente inspirado. El problema es que si no te obligas, si no te esfuerzas un poco, la inspiración no te va a venir nunca.
Así que me he dado cuenta de que si realmente quiero ser constante a la hora de escribir, tengo que imponérmelo. Tiene que ser como una cita con el médico o con un amigo, algo a lo que no puedo faltar y de lo que no me puedo escaquear. Si de 7-8 de la tarde es mi hora de escribir, no puedo saltármela si me proponen otro plan, porque entonces no lo cumpliría nunca.

También he leído en muchos sitios que ayuda el hecho de tener una pequeña rutina antes de ponerte a escribir. Tal vez hacerte un café, poner música y cerrar la puerta de la habitación, un ritual que haces siempre y que te ayuda a mentalizarte de que es la hora de escribir. Yo no tengo nada parecido, nunca lo he tenido, pero creo que podría ayudarme.

En fin, que esta entrada al final ha servido para decir algo así como que mi propósito para este 2018 va a ser ganar constancia a la hora de escribir, ponerme citas con la hoja en blanco y acudir, aunque escriba sólo dos palabras en una hora. Claramente es difícil y más cuando llegan los exámenes y las obligaciones, pero creo que con una buena organización, siempre se puede sacar algo de tiempo.

Imagen relacionada

sábado, 10 de febrero de 2018

Norte y sur, Elizabeth Gaskell

Resultado de imagen de norte y sur elizabeth gaskellTítulo: Norte y sur
Autora: Elizabeth Gaskell
Editorial: Alba editorial
Número de páginas: 544
ISBN: 9788484282594
Precio: 30 €
Puntuación: 8

A través de la historia de Margaret Hale, una joven del sur de Inglaterra que por circunstancias familiares se ve obligada a trasladarse al norte, Elizabeth Gaskell plasma los conflictos sociales y políticos derivados de la revolución industrial en la Inglaterra de mediados del siglo XIX. Para la heroína, el sur donde ha nacido simboliza el idilio rural; frente a él, el norte es sucio, rudo y violento. Sin embargo, a medida que va penetrando en ese nuevo mundo y sus distintos estratos –desde Bessy, la joven obrera enferma y su padre, líder sindical, hasta John Thornton, dueño de una fábrica textil, por quien siente una creciente atracción_, tendrá que ir corrigiendo sus prejuicios; y del mismo modo, su condición de mujer subordinada evolucionará hacia una madura aceptación de sí misma y de sus sentimientos. 
Este es el segundo libro que leo de la autora, siendo el primero Hijas y esposas, un libro que me dejó con ganas de leer algo más de Gaskell. 

Como dice la sinopsis, Norte y sur cuenta la historia de Margaret, una joven que siempre ha vivido al sur de Inglaterra pero que un mal día tiene que trasladarse junto con sus padres al norte, a Milton, una ciudad en plena revolución industrial, muy diferente de todo a lo que está acostumbrada. 

Como el anterior libro que leí suyo, Norte y sur es una historia tranquila, contada sin prisa, en la que cuesta un poco meterse durante los primeros capítulos pero que, una vez que coge ritmo, ya es imposible soltarla a pesar de sus 700 páginas en edición bolsillo. Es un libro con el que hay que esforzarse un poco, hay que ser constante si quieres que te enganche y que te atrape la historia. 


Tengo que concederle que tiene más acción que Hijas y esposas, y que la historia de amor está más presente a lo largo del libro y tiene más altibajos, lo que sin duda ayuda a mantener el interés del lector. 
La autora hace un maravilloso retrato de la sociedad de la época y de los problemas políticos y económicos a los que se enfrentaban los obreros y los amos, brindándonos ambos puntos de vista y argumentos de las dos partes, lo cual crea una discusión constante, un constante análisis sobre las circunstancias de la época. 

Como personajes principales tenemos a Margaret, por supuesto, que dista mucho de ser la típica jovencita que no sabe valerse por sí misma de la alta sociedad, nada de eso. Margaret me sorprendía a cada capítulo con su fortaleza y con su decisión de ser fiel a sí misma. Afrontaba con valentía todas las duras situaciones que le pasan en el libro, que en verdad no son pocas. 
También tenemos al señor Thornton, el galán en cuestión, aunque también dista mucho de ser un caballero. Thornton es un comerciante, dueño de una fábrica, un hombre con fuertes convicciones, siempre justo pero implacable, fiel a lo que cree que está bien y lo que está mal. 

La relación entre ambos es tormentosa desde el primer momento. Margaret, criada en la tranquila y ociosa vida del sur, tiene una opinión muy baja de los amos de las fábricas y de los comerciantes, y, en parte gracias al señor Thornton, ese punto de vista irá cambiando y moldeándose a medida que pasa más tiempo en Milton y empieza a socializar más con la gente de allí. Las interacciones entre estos dos personajes me parecían vibrantes, ambos tienen un carácter muy fuerte y opiniones muy distintas, que no hacen más que chocar. Me lo hicieron pasar mal hasta el final, estos dos. 


En resumen:  Norte y sur es un clásico que no me ha decepcionado, muy en el estilo de la autora: avanza tranquilo y sin prisas, pero te engancha sin que te des cuenta. Si os gustó Orgullo y prejuicio, no os lo podéis perder. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...