jueves, 8 de diciembre de 2016

TTLG #14: Personajes secundarios que adoro



¡Hola lectores!

Cuando lees un libro suelen llamar mucho la atención la historia, los protagonistas, las relaciones amorosas... todo eso acapara nuestra atención. Pero seguro que no soy la única que a menudo se ha sentido fascinada por personajes más sencundarios, que no tienen tanto peso en la historia pero que uno termina amando - a veces más incluso que a los propios protagonistas-.

Así que bueno, aquí os dejo una pequeña lista de estos personajes que son más secundarios pero que llamaron muchísimo mi atención. Hay muchos más, pero es que si empiezo no termino y estos son los que a mí más me gustaron o intrigaron, y de los que sin duda me gustaría saber más:


Este personaje me gustó mucho, aunque es cierto que en el libro nunca llegué a fiarme totalmente de él, siempre había algo que me daba mala espina... fue en la serie cuando realmente me enamoró, ya que el actor que hacía de él clavaba el papel, y le daba un punto muy sarcástico. 



He de decir que no me gustó nada Cazadores de sombras, es una saga que dejé a la mitad y con la que no logré conectar. Sin embargo, Magnus fue el único personaje que me intrigó, el único que me pareció que servía para algo, y ojalá hubiera tenido más protagonismo. Sé que ahora han sacado una nueva saga con él como protagonista, pero no sé si la leeré de todas formas.



Tal vez ya lo haya comentado antes, pero Kestra es un personaje de Memorias de Idhún que me apasiona, probablemente uno de mis favoritos, aunque sus apariciones son escasas.



No es que sea el personaje más más secundario del libro, pero realmente me hubiera gustado saber más de él. La historia se centra más en Ponyboy y en Johnny, y aunque Dallas tiene su importancia, no es el protagonista. Además, el libro es más bien cortito por lo que nos da tiempo justo para conocer a los personajes que son más secundarios.


Faramir me encantó desde que apareció por primera vez. La relación que tenía con su hermano, lo mal que le trata su padre y su posterior relación con Eowyn... bueno, todo de este personaje me encanta. Cada vez que salía en el libro yo me ponía a dar saltitos de alegría

 

¿Coincidís con alguno?

¿Cuáles son vuestros personajes secundarios favoritos?


jueves, 1 de diciembre de 2016

Reseña: Una buena chica

Resultado de imagen de Una buena chica Título: Una buena chica
Autora: Mary Kubica
Editorial: HarperCollins
Número de páginas: 368
ISBN:
9788416502493
Precio: 18 €
Puntuación: 9

Una noche, Mia Dennett entró en el bar donde había quedado en encontrarse con un amigo con el que salía de vez en cuando. Pero él no apareció, y Mia cometió la imprudencia de marcharse con un misterioso desconocido. Colin Thatcher parecía en principio un ligue inofensivo. Marcharse con él, sin embargo, acabaría siendo el peor error que había cometido en toda su vida. 

Colin decidió llevarla por la fuerza a una cabaña aislada en las montañas de Minnesota en lugar de entregarla a las personas para las que trabajaba. A partir de ese instante, Eve -la madre de Mia- y el detective Gabe Hoffman no se detendrían ante nada para encontrarla. Nadie, sin embargo, podía predecir las implicaciones emocionales que tendría su secuestro y que acabarían por causar el derrumbe de la vida familiar de los Dennett.
Una buena chica es un thriller que había visto mucho por ahí y me llamaba tanto la atención por la portada como por las reseñas.
Me animé a leerlo en inglés para continuar el reto que tengo que terminar antes de enero. Al principio fue un poco difícil, el vocabulario no era fácil precisamente y algunas veces me perdía un poco en la narración o tenía que releer el mismo párrafo. Sin embargo, poco a poco le empecé a coger el tranquillo y se me hizo bastante más amena la lectura.  
Puede que por eso al principio no me enganchara tanto y me costara un poco más, pero pasados unos capítulos empecé a estar más y más intrigada y la última mitad la he leído a un ritmo de vértigo, tantas eran las ansias que tenía por saber qué pasaba al final.  

Resultado de imagenLa historia está narrada desde el punto de vista de tres personajes: Eve, la madre de Mia; Gabe, el detective que lleva a cabo la investigación de su secuestro y Colin, el propio secuestrador. También está contada a dos tiempos: Antes, cuando ocurre el secuestro de Mia, y el Después, del que prefiero no decir nada.
Si hay algo por lo que brilla este libro es por sus personajes Lo perfectamente caracterizados que están todos, lo humanos que son, lo mucho que se desarrollan a lo largo de la trama y como capítulo tras capítulos vamos conociendo más sobre ellos, sobre sus sentimientos o su pasado, y conectando con ellos. 
Sobre todo los tres principales, Eve, Gabe y Colin -aunque Mia tampoco se queda atrás- me han encantado. Todos son personajes con muchos problemas y, en general, muy solos. 

Eve es la madre desolada, destrozada por la desaparición de su hija, con la conciencia llena de remordimientos: ¿podría haber sido una madre mejor? ¿podría haberlo evitado?... y la situación con su marido, James, no mejora precisamente las cosas. 
Gabe, el detective implicado, que piensa encontrar a Mia cueste lo que cueste, que está ahí para apollar a Eve y a toda la familia Dennett. 
Y por último, Colin, el hombre que secuestra a Mia, del que quiero decir lo menos posible pero quien sin duda ha sido el más interesante de los tres.

Cuanto menos cuente de este libro, mejor, os lo aseguro. Sólo puedo decir que se lee muy fácilmente, los capítulos son muy cortos y la intriga aumenta con cada página. Cuando lo empecé pensaba que la historia se iba a desarrollar de otra manera, y el rumbo que toman las cosas me sorprendió... me sorprendió mucho. Al principio me chocó un poco pero finalmente me encantó ese giro

Por último, el final. Había oído promesas de que el final era muy sorprendente e impactante, que dejaba con la boca abierta. Estuve a punto de sentirme decepcionada, y os explico por qué. Hacia el final pasa una cosa que es bastante obvia, pero igualmente dura, y yo creía que ese era el gran giro. Me quedé como: pues vale...¿eso es todo? Luego se descubre otra cosa, que no te la esperas, pero no es para tanto. Y yo ya estaba en plan de: me han timado con el final. Y luego ya, al final final del todo, cuando ya había perdido toda esperanza... boom. Me acuerdo que estaba leyendo muy rápido porque estaba super enganchada y tuve que releer varias páginas por si acaso no me había enterado bien y para aclarar todos los detalles, pero... increíble. A mí me sorprendió muchísimo, no me lo esperaba para nada y finalmente me dije: ¡pues tenían razón!
  

En resumen: Una buena chica es un thriller apasionante, que tarda un poquito en despegar pero que una vez que te atrapa ya no hay remedio. Cuenta con personajes genialmente desarrollados, una historia muy bien llevada y un final que sorprende, que simplemente es la guinda del pastel. 
Resultado de imagen

lunes, 28 de noviembre de 2016

Escribiendo: Pequeños detalles que arruinan la historia

¡Hola lectores!

No sabía cómo llamar a esta entrada exactamente, pero creo que al final el título resume bastante bien lo que quiero expresar. La idea de hablar sobre esto se me ocurrió a raíz del libro que estoy leyendo ahora: Rebel Spring, de Morgan Rhodes, la segunda parte de la trilogía Falling kingdoms.
La verdad es que me he cabreado mucho al leer este libro porque, partiendo de unas bases muy buenas, se queda en una historia mediocre y aburridamente juvenil. ¿Por qué? Por esos pequeños detalles que la arruinan, que pueden no parecer demasiado importantes, pero que al final son vitales.

Mientras estaba leyendo me fijaba mucho en estas cosas y las anotaba mentalmente por si acaso yo había cometido el mismo error escribiendo alguna historia, o para no cometerlo en un futuro.
Tal vez sean tonterías, puede que sólo me molesten a mí, pero personalmente odio encontrarme esas cosas en los libros porque restan veracidad a la historia. De todas formas, os dejo aquí algunos "fallos" que se me han ido ocurriendo -no todos los he encontrado en Rebel spring- y que intentaré evitar a la hora de escribir.


En serio, no hay cosa que odie más en un libro. Una cosa es que haya un personaje guapo, dos, tres... pero ¡¿todos?! Cuando piensas que el repertorio ya está lleno... ¡pum! Aparece otro personaje de infarto, más despampante que los anteriores -si es posible-.
Que no, que eso no puede ser. Incluso en los mundos fantásticos existen las personas feas, y no todo el mundo va a ser un modelo de Kalvin Klein. ¿Qué pasa con los feos? O ya ni eso, ¿qué pasa con las personas normales? ¿No tienen lugar en tu historia?

Yo misma tiendo a imaginarme mis personajes más guapos de lo normal -o al menos no muy feos- pero cuando los describo, intento evitarlo. Creo que el número de personas guapas en un elenco de personajes tiene que estar un poco limitado.

Una vez leí -no se dónde- que las casualidades para meter a tus personajes en un problema se aceptan, pero las casualidades para sacarlos de un problema... no. Y es una verdad como un templo. 

Si quieres meter a tus personajes en un lío, tienes que pensar muy bien cómo van a salir de él, y tiene que ser de una forma creíble, y a ser posible, que no sea fácil. No puede aparecer alguien mágicamente y salvarlos, o ¡vaya! ¡qué coincidencia! encontraron la salida por pura suerte del destino. 
Puede haber alguna pequeña casualidad, que en la vida real también existen, pero no hay que abusar de ellas porque se pierde toda la veracidad. 
Es mejor que haya menos cantidad de problemas y que sean más serios y duren más, a que haya cien mil pero todos se resuelvan a las dos páginas.

Si la historia está ambientada en el mundo real, esto se puede evitar informándote un poquito. 
Pero supongamos que nos encontramos en un mundo ficticio que hemos creado nosotros mismos. No puede ser que si se tardan tres días en viajar desde una punta del mapa hasta la otra, también se tarde lo mismo entre sitios que están situados mucho más cerca en el mapa

Este tema de las distancias a mí me ha dado muchos quebraderos de cabeza, porque a veces necesitaba que un personaje llegase más rápido a un lugar de lo que realmente se tardaba, o más lento de lo habitual. Pero las distancias hay que respetarlas siempre. Si se tardan x horas en llegar de A a B en el capítulo 1, no puede ser que en el capítulo 10 se tarden 20 minutos. 
Hay que inventarse otras razones si queremos que el personaje vaya más rápido, o más lento, pero no podemos saltarnos a la torera las normas que nosotros mismos hemos puesto.


En verdad esto nunca me lo he encontrado en un libro publicado, pero sí que lo he visto en lecturas de Wattpad (u otras plataformas) o en cosas que escribían amigos. 

Estás leyendo algo, supongamos que narrado en pasado, todo va genial hasta que de repente... el narrador empieza a hablar en presente sin ton ni son. Es un detalle que, si se tiene un poquito de cuidado, se puede evitar con facilidad. Lo he visto en numerosas ocasiones y queda fatal, sobre todo porque denota falta de cuidado por parte del autor, ya que releyendo una vez lo que se ha escrito, uno se da perfecta cuenta de este error. 



¿Qué opináis? ¿Os molesta encontraros estas cosas en los libros? 
¿Habéis cometido estos fallos alguna vez? 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...